10 de enero de 2022

Teatro Universidad de Chile reabrió su acceso principal celebrando los 81 años de la Orquesta Sinfónica

El aniversario del conjunto fue la instancia con la que el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, CEAC, dio inicio a sus actividades 2022, celebración que contó con la presencia de autoridades universitarias, embajadores de diversas naciones y representantes del mundo artístico y cultural, entre otros.

El pasado sábado 8 de enero, la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile brindó un concierto con el que celebró sus 81 años de vida, el que fue compartido con el público mediante la señal streaming de CEAC TV y que marcó un hito al abrirse oficialmente el acceso principal del Teatro Universidad de Chile, cuyas puertas se encontraban cerradas desde hace más de dos años debido a los riesgos asociados a los desórdenes que por largo tiempo afectaron al sector donde se emplaza el recinto cultural.

El evento comenzó con las palabras de Diego Matte Palacios, director del CEAC, quien valoró la posibilidad de recuperar los espacios de encuentro para la ciudadanía, como lo es el Teatro Universidad de Chile. A la vez, agradeció el apoyo del público y el tesón de los artistas y equipos que conforman los cuerpos artísticos dependientes del organismo que encabeza, que han debido hacer frente a un complejo escenario durante los últimos años.

Por su parte, el concertino de la Orquesta, maestro Alberto Dourthé, repasó parte de la historia de lo que fue la creación de la Sinfónica Nacional, que tampoco estuvo exenta de dificultades. El proceso iniciado a fines de la década del 30 culminó con la promulgación de la ley que en 1940 creó el Instituto de Extensión Musical – bajo el mandato del Presidente Pedro Aguirre Cerda –, entre cuyas funciones estaba la conformación y mantenimiento de una orquesta sinfónica, un coro y un cuerpo de baile en la Universidad de Chile.

El aniversario contó también con la entrega de la Medalla de 80 años de la Orquesta, una distinción conmemorativa otorgada a personalidades que han apoyado de manera relevante al conjunto. Así, fueron reconocidos el Rector de la Universidad de Chile, Prof. Ennio Vivaldi Véjar; la Vicerrectora de Asuntos Académicos de esta casa de estudios, Rosa Devés Alessandri; y el ex Rector, Víctor Pérez Vera. Asimismo, se entregó una medalla para la colección del Museo Histórico Nacional, representado por su directora, Macarena Ponce de León.

“Hemos escuchado palabras preciosas que se aproximan a lo que para nosotros representa esta Orquesta, pero me permito agregar una que para mí está muy emocionalmente vinculada desde el primer día que asumí la rectoría, y es ‘fortaleza’, que lo volví a sentir aquí, cuando en condiciones tan adversas como las que no han tocado vivir, tan excepcionales, uno escucha el himno de la Universidad de Chile interpretado por la Orquesta y es algo que conmueve y estremece, y quizás nos da una dimensión de lo que es la música, el arte y lo que es la Universidad de Chile para el país”, señaló el Rector Ennio Vivaldi.

El programa musical, que contó con la batuta del actual director titular de la Sinfónica, maestro Rodolfo Saglimbeni, comenzó con “Andante Apasionatto”, del compositor chileno más destacado de la primera mitad del siglo XX: Enrique Soro. Compuesta cuando el músico tenía tan sólo 15 años, fue concebida primo para piano y adaptada por el mismo Soro para diversas configuraciones instrumentales, transformándose en una pieza fundamental en la producción del compositor.

Tras ello, vino la Sinfonía N°8 de Antonín Dvořák, la figura más reconocida del nacionalismo checo. En apariencia sencilla y alegre, esta sinfonía, así como gran parte de su legado, representa un compromiso con el repertorio folclórico de su país.