13 de agosto de 2020

Pesar en la escena musical chilena por la muerte del destacado violinista Alberto Dourthé Abbé

• Considerado niño prodigio, desarrolló una carrera sobresaliente que inició a temprana edad y que lo llevó a ocupar el puesto de concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, así como también en otros importantes conjuntos de Latinoamérica.

• Ceac TV transmitirá este viernes y sábado a las 12:00 horas el Doble Concierto para Violín, violonchelo y orquesta de Brahms, que interpretó junto a su hijo, el chelista Carlos Ramón Dourthé, y la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo.

A los 95 años, y producto de complicaciones de salud debido a su avanzada edad, falleció este jueves 13 de agosto el destacado violinista nacional Alberto Dourthé Abbé, quien fuese parte de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile en diferentes periodos.

Nacido en julio de 1925 en Temuco, comenzó a estudiar violín a muy temprana edad, siendo un niño prodigio que realizó múltiples conciertos desde los 11 años. Su primer profesor fue el violinista húngaro Antonio Eibner, continuando luego su formación en el Conservatorio Nacional de Música, en la cátedra del profesor Luis Mutschler.
En 1943, y con solo 17 años de edad, ingresó a la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile como miembro de la fila de violines primeros, siendo entonces concertino de Cámara, Ballet y Ópera de este elenco. Más tarde, en 1974, regresaría a formar parte de la Sinfónica, esta vez como concertino.

El 1953 viajó a Europa becado por el Instituto de Extensión Musical – organismo que más tarde se transformaría en el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, CEAC – además de una beca de honor del Gobierno Francés. Radicado en París, ingresó a la afamada “Escuela de Marguerite Long- Jacques Thibaud” en la cátedra del gran profesor y eminente violinista, Gabriel Bouillon. Tras su regreso al país fue nombrado profesor del Conservatorio Nacional de Música de la Universidad de Chile, comenzando entonces una labor pedagógica que desarrolló de manera permanente y paralela a su carrera como músico de orquesta y concertista.

“Trabajé con él de muy cerca. Era un excelente violinista y muy buen pedagogo también”, recuerda el asistente de concertino Aziz Allel, quien fuese compañero de Dourthé Abbé tanto en la Sinfónica como en la Filarmónica. Por su parte, el fagotista Emilio Donatucci, quien igualmente compartió escenario con el fallecido músico, destaca a su vez su calidad humana. “Fuimos compañeros en Chile y también Argentina un año. Aparte de ser un gran profesional, decía las cosas siempre de frente, eso es importante. Era una gran persona. Muy bueno realmente”.

En 1959 fue nombrado concertino en la Orquesta Filarmónica de Santiago, puesto que más tarde desempeñó en la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Cuyo en Argentina, Orquesta Sinfónica del Perú, Sinfónica de la Universidad de Xalapa en México y Orquesta Sinfónica del Estado de México. En 1979 gana el Concurso de solista de los segundos violines de la Orquesta Sinfónica de la Radio y Televisión de Luxemburgo, desempeñándose allí hasta el año 1990.

Durante ese último periodo, el actual director titular de la Sinfónica Nacional de Chile, maestro Rodolfo Saglimbeni, coincidió con él en Europa. “Lo conocí cuando yo era muy joven y él era parte de la Orquesta Sinfónica de Luxemburgo. Llegué a la final de un concurso, y si bien no obteníamos mucho acceso a la orquesta, recuerdo que el maestro se acercó a conversarme en español. Fue un encuentro breve, pero de mucha amabilidad”, señala. Añade que “A través de maestros chilenos supe más de su gran aporte a la música chilena y su gran representación en Europa y América. Sin duda un legado importante en el seno de las instituciones sinfónicas más importantes de Chile, entre ellas la nuestra”.

Como solista en violín actuó con numerosas orquestas, principalmente latinoamericanas, bajo la batuta de directores como Lamberto Baldi, Armando Carvajal, Augustín Cullel,Louis de Froment, Hans Schmidt-Isserstedt, Juan Matteucci, Carmen Moral y Victor Tevah, entre muchos otros.

Obtuvo diversos reconocimientos a lo largo de su carrera, entre ellos el “Premio Orrego Carvallo” en 1945, la más alta y única distinción para violinistas chilenos en esa época. En 2002 recibe el “Premio a la trayectoria musical” por parte de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, mientras que en 2004 es declarado “Hijo Ilustre de Temuco”, por su trayectoria como concertino de renombradas orquestas, virtuoso solista, músico de cámara y formador de nuevas generaciones.

Su vida familiar también estuvo fuertemente ligada a la música. Casado por más de 50 años con María Diana Castrillón (sobrina de músicos), tuvieron tres hijos que igualmente se dedicaron a este arte: Antonio Dourthé Castrillón, profesor de la cátedra de violín de la Universidad de Chile; y Alberto Dourthé Castrillón, actual concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, quienes además fueron sus alumnos. Por su parte, Carlos Ramón Dourthé Castrillón ha desarrollado una carrera como chelista y director de orquesta.

Junto a este último se presentó interpretando el Doble Concierto para Violín, Violonchelo y orquesta de Brahms, junto a la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo (ex RTL), bajo la dirección de Wolfgang Döerner, concierto que podrá verse este viernes 14 y sábado 15 de agosto a las 12:00 horas, a través de www.ceactv.cl.