12 de abril de 2022

 

 

 

 

 

La Sinfónica y Luis Alberto Latorre estrenan en Chile el Concierto para piano de Lutoslawski

La obra contemporánea de gran virtuosismo será la protagonista de un programa imperdible que tendrá lugar el martes 26 de abril a las 19:30 horas, el que incluye además piezas de Mozart y Tchaikovsky, todo bajo la dirección de la batuta titular del conjunto, maestro Rodolfo Saglimbeni.

La Orquesta Sinfónica Nacional marcará un nuevo hito dentro de la escena musical. Lo hará con el estreno en Chile del Concierto para piano del compositor polaco Witold Lutoslawski, una obra de gran exigencia y virtuosismo que contará con la interpretación del destacado solista en piano del conjunto y Premio Presidente de la República 2016, maestro Luis Alberto Latorre.

“Lutoslawski compuso durante toda su vida. Sus primeros estilos son con mucha influencia de la música folclórica polaca. Después incursiona en distintas situaciones, como lo aleatorio, que no es improvisación, sino que hay algunas cosas destinadas al azar”, señala Latorre respecto del trabajo del compositor.

Escrito entre 1987 y 1988, su Concierto para piano fue estrenado en agosto de ese último año por la Orquesta Sinfónica de la Radio Austríaca, en el marco del reconocido Festival de Salzburgo. Bajo la dirección del propio Lutoslawski, contó con el gran Krystian Zimmerman como solista, a quien precisamente dedicó la obra, “para algunos, el más grande pianista del mundo”, comenta Latorre. “Es una obra de gran madurez”, y añade que “tiene cuatro movimientos que se tocan encadenados, sin pausa. Es tremendamente unitaria, donde todos los motivos se relacionan entre sí, y a la vez de gran orquestación y de un piano tremendamente virtuoso, muy brillante, dramático en algunos momentos, veloz también, así como algunos momentos recitativos, muy intenso”, explica el destacado solista.

Junto con este gran estreno, la Sinfónica Nacional interpretará también piezas de dos figuras fundamentales de la música universal: el austríaco Wolfgang Amadeus Mozart, máximo exponente del Clasicismo, ; y el ruso Piotr Ilich Tchaikovsky, uno de los más admirados compositores románticos.

Del primero, la Obertura de la ópera La Flauta Mágica dará inicio a la presentación de la orquesta. Pieza de corta duración, mantiene características de las oberturas francesas, con una introducción lenta y ceremoniosa, seguida de una sección fugada.

En tanto, Tema y Variaciones sobre la Suite N°3 en Sol, Op. 55, será la pieza que cerrará el encuentro musical. Se trata del cuarto movimiento de la Tercera Suite, la que si bien se presenta como una sinfonía con sus cuatro movimientos delimitados, no fue definida como tal dentro del catálogo de Tchaikovsky. Dirigido frecuentemente por el propio compositor como una obra independiente, este último movimiento sirvió de partitura para la coreografía que George Balanchine hizo para su Ballet de la Ciudad de Nueva York en 1947, titulado Tema y Variaciones, el que alcanzó gran éxito y se transformó desde entonces en parte del repertorio de numerosas compañías.

Entradas disponibles en este link.